miércoles, 20 de enero de 2016

Alpinismo: ¿Qué tipo de guantes son mejores?; mi experiencia

Alpinismo: ¿Qué tipo de guantes son mejores?; mi experiencia


Los guantes de alpinismo es una de esas prendas que pueden dar un poco de guerra hasta que das con una opción más o menos correcta. En esta entrada os cuento mi experiencia en este sentido y qué es lo que considero que debe tenerse en cuenta para equiparse las manos de cara a hacer alpinismo.

Os puedo decir que en casa tengo multitud de guantes, ya sean para montaña, para ciclismo, para alpinismo, etc (de cada una de estas actividades un puñado de ellos). Y muchos de ellos han sido guantes que he dejado apartados después de usarlos un tiempo porque no han cumplido con las necesidades/exigencias que tenía y los he tenido que sustituir por otros para mis actividades. 

En este artículo me voy a centrar únicamente en los guantes para alpinismo, que te sirvan para hacer corredores, caras norte y cascadas.

Quien sepa un poco mi historia sabrá que yo hacía montaña en mis tiempos, paré en la época de casarte y tener hijos, y retomé la afición a la montaña hace unos años cuando mis hijos ya han empezado a ser algo mayores. Os podéis imaginar que algunas cosas de mi primera época montañera las volví a "rescatar" para mi segunda época, pero muchas de ellas, y especialmente la ropa, requerían una renovación inmediata, puesto que o ya no estaban muy útiles o directamente ya no estaban. Otras menos urgentes también las he ido renovando poco a poco.

En el caso de los guantes, y hablando ya de mi segunda etapa montañera, inicialmente fui tirando con unos guantes económicos pero con membrana. Con ellos me fui apañando relativamente bien, e incluso hice con ellos la Norte del Mulhacén y varias actividades en Gredos, pero se quedaban algo cortos en protección térmica, especialmente cuanto te tirabas varias horas agarrando el frío acero (o aluminio) de un piolet. Ello me supuso más de una vez el tirarme una semana con las yemas de los dedos adormecidas como consecuencia del inicio de congelación en la punta de los dedos sufrido en la actividad realizada previamente.

Por ello recurrí a comprar otros guantes, encontrando interesantes unos guantes dobles. Estos guantes ya aportaban muchas más ventajas: cierre de cordón, cierre de muñeca, más cálidos y encima con un guante interior que además de proporcionar un calor adicional permitía sacar la mano del guante principal para poder hacer la operación que fuese con el otro guante metido, ya que los guantes gordos suelen dificultar el manejar algunas cosas.

La mejora fue notable con este guante doble, pero con el paso de las horas se acababa metiendo el frío. Descubrí que ese frío se debía a que el guante cogía mucha humedad por dentro y posteriormente acabé descubriendo que era cuando sacaba el guante interior para hacer algo y lo volvía a meter cuando acababa metiendo la humedad, ya sea por algo de nieve que se colaba o directamente porque el guante interior, sin la protección del guante principal cuando lo sacaba, iba cogiendo mucha humedad.

A todo esto, mientras tanto reemplacé el guante interior que venía "de serie" por otro de tejido Powertech y de buena marca. La cosa mejoró bastante, pero aunque fuera en menor medida el problema seguía existiendo.

Me cansé de toda esta situación y al final eché un órdago: me propuse comprarme un guante muy especializado y bueno, aunque me saliera bastante caro, pero con la idea de que se solventara el problema de una vez por todas... pues al final me iba  a acabar gastando más dinero con tanto cambio de guante y encima sin solucionar el problema. La idea era que el guante de por sí fuera suficientemente bueno y olvidarme de guantes interiores que al final me estaban dando más inconvenientes que ventajas.

No obstante, hablando con un compañero me comentó las ventajas de los guantes de seda: abrigan más de lo que puedan parecer y además siguen abrigando aun cuando estén mojados. Encima al menos en un conocido gran comercio de deportes los tenían tirados de precio... no se hable más y vamos a probarlos, que son cuatro duros. Efectivamente me sorprendió que eran ciertas esas cualidades, y encima son muy finos, por lo que volví a considerar la idea del guante interior usando estos de seda, y no solo para alpinismo sino también para ciclismo con los guantes principales correspondientes.

Mis guantes de seda

Volviendo a los guantes buenos, los que compré yo son de una marca que (por ahora) es española. Cierto que son realmente caros (estamos hablando de unos 150 € sin descuentos), aunque si los compras fuera de temporada, como hice yo, el precio baja una barbaridad. Encima aproveché alguna ventaja más que tenía en la tienda (un vale-regalo de 30€) con lo que el precio que pagué yo fue muchísimo menor. Los había fichado porque se los había visto a mucha gente de los que hace mucha montaña, con lo que deduje que debían de ser buenos y efectivos.

Os puedo decir que estoy realmente contento con ellos y la inversión verdaderamente vale la pena. Las características principales que tienen son:

  • Llevan membrana Goretex, de buena calidad (muy impermeable y muy cálida).
  • Son realmente cálidos sin necesidad de guantes interiores.
  • Son relativamente largos de "manga" para solaparse bien con la manga de la chaqueta
  • Tienen buenos sistemas para ajustar el borde del guante contra las mangas de la chaqueta y para cerrar el guante a la altura de la muñeca: eficaces y fácilmente manejables con los guantes puestos.
  • Llevan un preformado muy cerrado (como si cerraran el puño), ideal para las actividades que nos ocupa. El tema del preformado es bastante importante para el manejo del material con guantes, porque con ello se consigue que no se "abulte" el guante al cerrar el puño y consiguientemente sea mucho más "manejable".
  • Además no son demasiado aparatosos con lo que es posible por ejemplo manejar un mosquetón de seguridad con ellos puestos: enroscándolo, desenroscándolo, abriéndolo...
  • Tienen un acolchado de calidad en toda la pare superior de la mano, para proteger de los golpes que te puedas dar contra la pared de hielo al dar pioletazos.
  • La zona de la palma de la mano está hecha con kevlar. Los que manejamos cuerdas sabemos que las zonas de las palmas de la manos de los guantes sufren mucho con las cuerdas y acaban despellejándose, por lo que al ser de kevlar están protegidos en este aspecto y en consecuencia tenemos guante para muchísimos años.
Guante preformado

Os puedo contar una anécdota que me pasó una vez volviendo de la Laguna Grande de Gredos un fin de semana de mucho frío y que muestra la bondad de unos guantes buenos: Después de "desmontar el campamento" iniciamos el retorno hacia la Plataforma donde teníamos el coche. Para desmontar el campamento había usado unos guantes finos más manejables y como lo que venía ahora era la penosa subida a los Barrerones, para descender por el otro lado hacia el coche, pues pensé en seguir con los guantes finos, ya que con la subida iba a entrar en calor, y dejar los buenos a mano para ponérmelos más adelante. Cuando ya se acabó la subida y las manos se me empezaron a helar con los guantes finos me di cuenta de la torpeza que había cometido: había colgado los guantes buenos por fuera de la mochila para tenerlos a mano... y ahora se habían congelado quedándose como piedras; vamos que si te tiran el guante a la cabeza te la abren. Al quedarme sin protección para las manos ya sin guantes y no siendo operativo el meterme las manos en los bolsillos ante la necesidad de manejar los bastones y/o necesitar las manos para mantener el equilibrio y apoyarme donde fuera necesario, se me ocurrió probar a meter las manos en los guantes congelados. La primera sensación quizás fue un poco impactante e incluso me costó un poco irme poniendo el guante, pero poco a poco vi como la mano iba cogiendo calor y deshelando el guante (en parte con la ayuda del calor del ejercicio) y sorprendentemente no tardé muchos minutos en tener manos y guantes en condiciones normales y cumpliendo su función perfectamente.  

Con todo esto no quiero induciros ni mucho menos a comprar un modelo de guante concreto, sino que simplemente intento convenceros de que vale la pena una inversión aunque sea alta en un guante realmente bueno y olvidarse de medias tintas si vas a hacer actividades algo exigentes. Asimismo os he comentado las características más reseñables de mis guantes para que escojáis las que necesitéis y las tengáis en cuenta si estáis en la búsqueda de modelos de guantes buenos.

También hay que tener en cuenta que los guantes tipo manopla, con los dedos juntos, son mucho más cálidos, aunque se pierde la movilidad necesaria para, por ejemplo, manipular mosquetones. No obstante, hay guantes "mixtos", conocidos como "tridedos" que tienen los dedos corazón, anular y meñique agrupados y el dedo índice suelto, lo que proporciona un buen compromiso entre movilidad y calidez permitiéndote manipular los mosquetones a la vez que protegen mejor del frío que si tuvieran todos los dedos sueltos.

Guante tridedo

En la práctica lo que suelo hacer cuando voy a alguna actividad invernal más o menos exigente es llevarme tres pares de guantes: Los buenos, los de seda y los de Powertech que he comentado antes. Los de Powertech realmente no son imprescindibles ya que su función la podrían realizar los de seda, pero ya que los tengo y pesan y abultan poco me los llevo, además de que son un poco más cálidos que los de seda. En la actividad normal uso únicamente los buenos y solo si preveo que voy a tener que sacar mucho, y momentos no muy cortos, la mano del guante me pongo el guante de seda como guante interior. Los de Powertech los uso para otras cosas ya fuera de la actividad, como comer, montar tiendas o cosas por el estilo, y como guantes menos abrigados cuando por la razón que sea las manos no necesitan tanto calor, como cuando estás haciendo una fuerte subida andando y/o no llega a hacer mucho frío.


6 comentarios:

  1. Hola, me llamo Claudio, te escribo desde Peru y me ha servido mucho la informacion de tu experiencia con los guantes.
    Deseo comprar mis primeros guantes de alta montaña y si me dices q no hay q escatimar gastos pues esta bien; quiza puedas recomendarme un par de marcas o modelos para poder dar el primer paso.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Claudio. Salvo algunas inevitables excepciones no me gusta recomendar marcas, ya que entre otras cosas no estoy "vinculado" con ninguna marca, e intento evitarlo. Fíjate en las características que cito en el artículo y valora lo que te interesa en función de lo que quieras hacer con ellos. Por ejemplo, si no usas cuerda no es necesario que busques que estén reforzados con kevlar y te gastes un dinero adicional en algo que no vas a necesitar. Por el contrario si quieres unos guantes que te duren con un manejo habitual de cuerdas entonces el kevlar es un aspecto importante. De todas formas, por decirte algo y no dejarte de contestar, los que yo uso son Extrem Isard (el modelo North Face, si no me falla la memoria, pero tienes otros modelos en función de lo que busques), pero eso no quiere decir que no puedas encontrar modelos de guantes tan buenos en otras marcas punteras. Realmente ahora mismo no estoy muy al corriente de cómo está el mercado en cuanto a modelos y sus características. Si tienes alguna tienda que sean verdaderamente de confianza (cuantas veces me han salido dependientes que aparentan saberlo todo por la rotundidad y seguridad con la que te dicen las cosas, pero que enseguida acabas pillándoles y detectando que realmente no tienen ni idea y solo están intentando venderte lo que sea) puedes dejarte aconsejar por ellos. También puedes explorar los modelos y características a través de las webs de los fabricantes, pero te aconsejo que los que escojas no dejes de examinarlos en persona antes de comprarlos; en la tienda lógicamente no vas a poder probar bien su poder calorífico, pero sí otras características como el ajuste a la mano, la manejabilidad para manipular mosquetones, el manejo y la eficacia de los ajustes de muñeca y de manga para conservar el calor, facilidad para ponérselos y quitárselos, etc. Saludos

      Eliminar
    2. Oye, muchas gracias por el tiempo que te has tomado para responder. En Peru es muy pero muy complicado encontrar prendas de la calidad que tienen por Europa, la unica forma es que las pida por internet pero no me las podria probar, aqui he visto la marca Black Diamond pero tienen un precio que pense que me habian dado el precio por docena!...Saludos.

      Eliminar
    3. De nada Claudio, un placer el poder ayudar. Que tengas suerte en tu búsqueda. Saludos

      Eliminar
  2. Primero, felicidades por tu blog, está muy bien. Me identifico un poco contigo, yo también he vuelto a la montaña muchos años después de mis maternidades. Y Justo estoy en el punto de compra y búsqueda de material. Bàsicamente hago montaña, alpinismo y cuando me atreva alguna cosilla más. Y por la zona de los Pirineus catalanes. El articulo sobre los guantes, genial, aunque yo de momento no invertiré en ello.Espero más articulos sobre alpinismo. Agradecida. Judith

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Judit. Después del parón familiar y tanta nostalgia la montaña se coge con muchísimas ganas. Como me pasó a mí, te habrá tocado renovar mucho material; al principio se compra con mucho miedo de gastarte una pasta en cosas que tienes dudas de si las vas a amortizar usándolas, pero ya verás que con las ganas y fuerza con que se retorna a la actividad montañera, acabas amortizando todo, jajajaja. Saludos.

      Eliminar