lunes, 15 de diciembre de 2014

Puig Campana

Puig Campana
Año 2010. Participantes: Yo en solitario

El Puig Campana es sin duda el pico más emblemático de la provincia de Alicante, ya que a pesar de no ser el más alto (sólo le supera el Aitana) es el que presenta un mayor desnivel de subida (está pegado al mar, junto a Benidorm) y un mayor carácter escarpado, con unas pendientes acusadísimas. El desnivel de subida es de unos 1.100 m en apenas 4 km de recorrido. Este desnivel es comparable a una jornada típica de Pirineos, si bien es muy benevolente y no tiene nada que ver con Pirineos en otros factores como la climatología, la relativa facilidad en orientarse, el no necesitar de jornadas de aproximación o el estar muy cerca de la “civilización” y sus recursos.

Sus paredes también son sobradamente conocidas y apreciadas por los que somos escaladores, concentradas en su cima gemela Pic Prim.

No obstante, relato aquí la circular circular que realicé para hacer cumbre en la cima principal, y que cualquiera que tenga un cierto fondo físico puede subir sin problemas ya que no necesita recurrir a la escalada ni presenta pasos complicados.

Hasta ese momento todavía no había visitado esta emblemática cima de las tierras alicantinas y ya estaba tardando en hacerla. Así que en verano de 2010, en el que me empecé a plantear el ir visitando las principales cimas alicantinas aprovechando mis días de vacaciones allí, me propuse visitar esta cumbre dado que para mí debía ser la primera de mi lista de cimas pendientes.

Gracias a Geoelx, obtuve la suficiente información para hacer la ruta y seguí su mismo planteamiento de ruta circular: subiendo por la cara sur, bajando por la cara norte y llegando al inicio de la ruta bordeando el macizo por el oeste. Al menos actualmente es una ruta bastante repetida y resulta bastante recomendable.


Empezamos (pincha sobre las fotos para verlas a mayor tamaño):

Datos:
Actividad: Montañismo;      Zona: Alicante
Cimas: Puig Campana (1408 m).
Dificultad/Características: Subida algo explosiva por la famosa pedrera conocida por "El Carreró", muy empinada y deslizante. Descenso por la vertiente norte también con incómodas pedreras en la parte alta del collado. No tiene mayor dificultad que la cantidad de desnivel a ganar en relativamente poca distancia y la incomodidad de las empinadas pedreras.
Longitud total: 11,4 km;     Desnivel positivo:  1120 m;     Desnivel negativo: 1120 m

Tiempos:
Mis tiempos fueron:
  • Subida: 2 horas
  • Descenso y regreso al punto de partida: 1 hora 45 min

Track:
Ajeno. Obtenido de internet (pincha aquí para acceder al track en wikiloc).




Fecha: 6 de agosto de 2010

Me levanto bastante temprano, ya que he prometido que volvía a casa a comer y tengo 1 hora y 20 minutos de coche hasta el punto de partida, luego superar unos 1.100 m de desnivel y bajarlos por el lado contrario, dar un buen rodeo para volver al coche y finalmente otra hora y 20 minutos de coche hasta casa.

Cuando estoy llegando con el coche ya hace rato que ha amanecido. Tomo la salida de la AP-7 en Villajoyosa y tengo enfrente a esta magnífica montaña... mira que habré pasado veces por aquí y hasta ahora no me había fijado en ella. Presenta un aspecto de lo más llamativo. Si tuviera que definirla con un adjetivo, éste sería "imponente".

El Puig Campana. A la derecha la cima principal, a la izquierda el Pic Prim, que es la cima gemela, y entre medias la pedrera que sirve de subida por la cara sur

Impresiona la gran longitud e inclinación de la pedrera que hay que remontar por la cara sur para llegar a la cima.
 
Vista un poco más cerca, donde ya se aprecia la larguísima pedrera de subida en la canal entre las dos cimas

Cuando se va acecando uno, la perspectiva hace que se vayan "deformando" la percepción de las cosas; por ejemplo, empieza a parecer que el Pic Prim es más alto que la cima principal, cuando en realidad no ocurre así pero la perspectiva lo hace parecer. También empieza a parecer que esta mole de montaña no es tan monstruosamente grande como realmente es, pero en cuanto te fijas en algún detalle que otro entonces te das cuenta de la verdadera dimensión de esta montaña.

Ya se adivina bien la ruta de subida: remontar un barranco que parte por la parte izquierda hasta llegar a una zona elevada cerca del pie de la pedrera, en la que la pendiente suaviza un poco; avanzar por esa zona hasta el pie de la pedrera y de la canal, remonta la canal por la pedrera hasta el collado; desde el collado girar en perpendicular a la derecha e ir más o menos por la arista hasta la cima. Para la vuelta volveremos al collado y de ahí bajaremos por el lado norte, dando posteriormente un larguísimo rodeo al monte por el lado oeste para volver al pie de la cara sur y al coche.
 
En esta vista más de cerca el Pic Prim (izquierda) ya aparenta ser más alto que la cima principal (derecha), pero es solo producto de la perspectiva. Aquí se puede adivinar la ruta de subida.

Después de haber parado varias veces con el coche a hacer fotos, finalmente llego a la Font del Molí, que es una fuente en la parte alta de la población de Finestrat. Es el punto de partida para la ruta y es ideal, pues aparte de la fuente para cargar agua tienes un buen aparcamiento en el que no faltan plazas. La fuente es una curiosa fuene con 15 caños alineados en horizontal, aunque donde se carga agua es en un caño separado que hay en el lado derecho.

La Font del Molí

Aparco, me preparo, cargo agua en la fuente y me saco una foto antes de iniciar la marcha.

Foto en el punto de partida. El inicio es por la carretera que sube por la izquierda. Aquí la perspectiva deforma totalmente la realidad y el Pic Prim parece muchísimo más alto que la cima principal

Inicialmente hay que remontar un tramo por una carretera, pero pronto ya se puede abandonar la carretera y meterse por el camino del PR.

A los pocos metros de haber abandonado el asfalto y meterme por caminos, me encuentro un cartel del PR que pone que hasta la cima hay 4 km y se tardan 3h45min... me alarma un poco, pues si de verdad se tarda eso, difícilmente voy a poder llegar a casa a comer. Pero la realidad fue que se tarda casi la mitad, y que ese tiempo es el que tardé pero para hacer la ruta entera de coche a coche.Por otra parte, 4 km para unos 1100 m de desnivel dan una idea de lo empinada que va a ser la subida.

Un cartel que marca 3h45min me alarma... menos mal que es un tiempo muy exagerado

Tiro para arriba y el sendero se mete en el barranco, en zona boscosa. Pronto empieza a coger pendiente pronunciada, llegando en algunas zonas hasta tener que agarrarme en los troncos de los árboles para ayudarme en la subida de lo empinado que está. Mirando atrás se comprueba con satisfacción cómo se va ganando altura.

Vista atrás en la remontada del barranco
Algunos tramos son tan empinados que acabas agarrándote de los troncos de los árboles para ayudarte y poder subir sin resbalarte

Después de una buena remontada del barranco, la pendiente empieza a suavizar un poco, señal de que ya me estoy acercando a la zona elevada que va a dar al pie de la pedrera. Empieza a disminuir muy drásticamente la densidad de árboles y ya puedo ver que no me queda mucho para llegar a la zona elevada y también veo la pedrera un poco más atrás.

Llegando a la zona elevada disminuye la densidad de árboles y al fondo puedo ver la pedrera

El tramo hasta llegar al pie de pedrera se hace más al descubierto del sol y puedo ir más rápido al tener una pendiente algo más suave.
 
Mirando hacia atrás, con San Juan y la ciudad de Alicante al fondo

Finalmente llego al pie de la canal y de la pedrera. Empiezo a remontarla un poco, saliéndome todo lo que puedo por el lado derecho para evitar el penoso avance por la propia pedrera, pero pronto decido hacer una parada, pues realmente el "apretón" gordo de la ruta viene ahora: subirse la empinadísima e interminable pedrera. En esa parada me "preparo" para la subida comiéndome un bocatilla e hidratándome bien.
 
Mirada atrás a pie de pedrera
La isla de Benidorm
Tengo ante mí la larguíiisima e interminable pedrera
Pero antes una paradita a comer y beber algo para cogerla con fuerzas

No tardo mucho en ponerme en marcha, pues no quiero que se me eche el tiempo encima y no sé cuánto me va a llevar todo esto.

Voy dale que te pego, subiendo. Me caen los goterones de sudor. Para la subida intento salirme todo lo que puedo por la derecha de la pedrera, pero aun así los resbalones son constantes, lo que va minando las fuerzas.

Pero cuando quiero animarme un poco solo tengo que darme la vuelta y comprobar lo rápido que se va ganando altura.

Mirando hacia atrás se comprueba cómo rápidamente se gana altura

Son muchos minutos subiendo pedrera... no me acuerdo cuántos, pero fácil una hora... la pedrera es interminable. ¡Parece que nunca se va a acabar! Todo aquél que la conozca de bajar de alguna vía de escalada sabe a qué me refiero, y eso que en ese caso se coge ya por la mitad y de bajada, pero pueden imaginarse lo que es hacérsela entera y de subida. Y la pendiente es fortísima, produciendo constantes resbalones.
 
Un buen trecho más arriba

He leído que no hace falta llegar hasta el propio collado sino que puede uno salirse por una brecha que se abre por la derecha un poquitín antes, así que cuando me parece que es el sitio correcto me salgo... y me enmarrono, ya que me meto en una zona en la que finalmente tengo que hacer una trepada con algún paso que roza el IV y con la roca muy suelta, así que tengo que ir con suma precaución. Está claro que no me he metido por el sitio correcto.

Que me he colado queda también patente al comprobar que tras las trepadas me toca hacer un buen trecho campo a través. Tengo que ir orientándome hacia la arista para finalmente conseguir enlazar, tras un buen rato, con el sendero bueno que lleva a cima. No sé si habré conseguido atajar algo, pero desde luego creo que no ha merecido la pena... al menos no por donde me he metido yo.

El sendero que ya lleva a cima pronto empieza a ponerse con una pendiente muy suave. Hay que andar unos cuantos minutos por él pero es llevadero y vas con buenas vistas, así que hago alguna parada que otra para hacer fotos.
 
Vista de Benidorm de camino a la cima
Vista hacia Villajoyosa, San Juan y Alicante. Nubes a nuestra altura
Vista hacia Polop

Finalmente llego a cima. Se están metiendo nubes a nuestra altura, así que el paisaje solo se puede contemplar a ratos. Coincido en cima con una pareja y con otro montañero que también va solo como yo. Charlamos un rato. Me como el trozo de bocata que me quedaba y me hago unas fotos cimeras.
 
Foto cimera
Benidorm desde la cima
Con la cima de Aitana al fondo

Al cabo de un rato llega el momento de iniciar la bajada. Deshago el camino por la arista y luego sigo por él bajando hasta el collado. Una vez en el collado, en vez de tirar por la izquierda, cara sur, tiro por la derecha, cara norte.

Allí, delante y abajo, se aprecia el amplio collado

Empiezo a bajar por la vertiente norte y pronto me meto en pedreras. Pierdo el sendero... no sé si me he despistado en algún momento, pero en algunas zonas no es difícil perderlo.
 
Empezando a bajar por la vertiente norte

Por las pedreras se baja muy incómodo pues son muy empinadas y bajas medio deslizando con gran riesgo de pegarte unos cuantos culetazos. Voy perdido por ellas, pues hace ya un buen rato que perdí el sendero, pero llega un momento en el que veo que continúa bastante abajo a la derecha, así que hacia allí me encamino.

Bajando por la cara norte. Al fondo a la izquierda se aprecian las antenas de la cima de Aitana

Por fin, consigo enlazar con el sendero, a la vez que salir de la pedrera... ¡Qué alivio! Encima, la pendiente suaviza y se va mucho más cómodo. La verdad es que ya estoy muy abajo, con lo que la mayo parte de la bajada me la he pegado "haciendo el cabra".

Por fin consigo enlazar con el sendero de la cara norte, aunque ya bastante abajo

Sigo el sendero sin problemas y de repente se convierte en un amplio y cuidado sendero. Eso es un poco antes de llegar al collado del Pouet, así que sigo por este cómodo sendero y en poco tiempo me planto en el collado del Pouet.

Sendero muy cuidado llegando al collado del Pouet

Desde el collado del Pouet se puede seguir hacia el norte y aprovechar para coronar también el Ponoig en la misma "tacada", pero el horario no me daría para ello. Por ello, mi ruta gira hacia la izquierda en ese collado, para empezar a bordear el macizo del Puig Campana por el oeste.
 
Empiezo a adentrarme en la vertiente oeste y sus salvajes paredes

Al poco rato paso junto a un refugio libre que hay junto al sendero.

Más adelante me adentro en una zona en la que se aprecian las señales de que fue devastada por un incendio. Es una amplísima zona donde los árboles lógicamente escasean y la vegetación es baja... una pena, porque pasarán bastantes años antes de que se regenere la zona. 

La zona tiene restos de haber sido devastada por un incendio

Después de andar y andar por este lado oeste que no da al mar, por fin diviso el mar enfrente de mi, por el lado sur. No obstante todavía queda un buen rato de caminata.

Por fin se divisa de nuevo el mar, aunque todavía me queda recorrido

El último tramo es más agradable, discurriendo entre pinos y sus sombras. Se agradece mucho después de haber pasado la amplia zona despoblada por culpa del incendio.

La parte final discurre entre pinos y es bastante agradecida

Cuando estoy llegando al coche y me doy la vuelta me encuentro que el Puig Campana está desapareciendo dentro de las nubes … justo a tiempo... ¡menos mal que casi he bajado ya!

Cuando llego al parking y miro atrás me encuentro un paisaje de fondo en el que las nubes grises y espesas se están tragando el Puig Campana casi en su totalidad.
 
Las nubes se están tragando al Puig Campana

Finalmente, tras hidratarme un poco en la fuente, me monto en el coche y retorno a casa, a la que llego tras algo menos de hora y media de coche. He cumplido, ya que me da tiempo incluso a darme un bañito rápido en la piscina antes de comer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario