jueves, 10 de abril de 2014

Pico de la Miel. Vía "Ezequiel" con variante por la "Emilio" (130 m, 5 largos, V)

Pico de la Miel. Vía "Ezequiel" con variante por la "Emilio" (130 m, 5 largos, V)
Año 2014. Participantes: Raquel y yo.
 
Con eso de que la "Ezequiel", una de las clásicas del Pico de la Miel, es la fácil, pues resulta que tenía ya unas cuantas vías hechas en el Pico de la Miel y al final la "Ezequiel" siempre se quedaba ahí esperando una ocasión. Por ello, cuando Raquel me comentó que para probar la escalada clásica (ella solo había hecho escalada deportiva) quería apuntarse a alguna escalada de las que yo hiciera, pensé que era la ocasión de matar dos pájaros de un tiro: yo hago por fin la "Ezequiel" y de paso a Raquel la meto en una vía relativamente fácil y adecuada para no meterla en demasiados fregados.

No obstante, había oído que el largo de la cueva (el tercero) no era precisamente muy apreciado y que existía la opción de sustituir ese largo por la vistosa fisura de la vía Emilio que discurre más a la derecha. Ello suponía subir un poco el grado de la vía, pero tenía toda la pinta que ganaría bastante espectacularidad la escalada... y efectivamente fue todo un acierto. Además llegado el momento del tercer largo, según se viera la cosa se podría elegir en el mismo momento de acometerlo entre la cueva o la fisura.

Llegado el momento, y a pesar del aspecto intimidatorio que presenta al estar bajo la fisura, al preguntarle a Raquel por qué opción tirábamos, ella valientemente contestó: «prefiero por la fisura».

Pincha sobre las fotos para verlas a mayor tamaño.
 

Datos
Longitud de la vía: 130 m.  Nº largos: 5 (4 uniendo los dos primeros largos.  Dificultad máxima: V
Características: Vía fácil sobre granito, aunque la fisura del largo 3 le da un toquecillo picante.
Material: El habitual: juego de fisureros, juego de friends (hasta el 4 de Camalot)...
Equipamiento: reuniones perfectamente montadas, excepto la última ya que se hace reunión en los bloques cimeros.
Pasos clave: La fisura del tercer largo en general, ya que es más o menos mantenida.
Posibilidades de escape: Por la propia vía, ya que todas las reuniones intermedias son rapelables.
Tiempo de escalada: Unas 2 horas.
Tiempos de aproximación desde el coche y regreso: Aproximadamente media hora de subida y algo más de descenso.
Cimas: Pico de la Miel (1392 m)


Croquis: 
Mi croquis:
Otros croquis:


Ezequiel con variante por la fisura

Ezequiel original
Fecha:  6 de abril de 2014


Aproximación


Cogiendo la salida 60 de la A-1 hacia La Cabrera, se puede dejar el coche en el restaurante-gasolinera del "Cancho del Águila" (yendo hacia el norte) o bajando hacia el pueblo torcer a la derecha frente a una especie de centro escolar o cultural y coger el primer callejón de tierra que hay a la derecha.
  
Desde la gasolinera el sendero está más escondido y por el otro lado es más claro, pero en cualquier caso, por un lado o por otro se llega a una pequeña pradera en alto con un bloque de piedra. Tomar entonces un pequeño sendero que sale en perpendicular en dirección al pico entre las retamas y que nos lleva hasta la base de la pared tras una empinada subida. Hay un momento en que el camino se empieza a bifurcar, y dependiendo de la vía que vayamos a realizar, nos interesará seguir por la derecha o por la izquierda, encaminándonos a la zona que nos interese. En el primer desvío nos iremos para la derecha, ya que se trata de una vía hacia el lado este.


Desarrollo de la escalada

Llegamos y hay varias cordadas al inicio, unos empezando la Ezequiel y otros la Emilio que empieza unos cinco metros a su derecha. Pedimos la vez y empezamos a prepararnos un poco para estar listos cuando llegue el momento. Llegan tras nosotros una cordada de tres que nos pide la vez.

Preparando el material

Es la primera vez que Raquel hace escalada clásica, así que empiezo a explicarle un poco la mecánica de todo: cómo manejar el reverso para asegurar, el manejo de friends, fisureros, exprés, sacafisureros... También cómo comunicarnos (aunque llevo walkies pero no sería la primera vez que me fallan), qué vamos a subirnos en una mochililla, y en definitiva todos los detalles y truquillos que va a tener que usar o que necesita conocer, pues como digo para ella es su primer contacto con la escalada clásica.

Veo que nos va a llegar el turno y que no he terminado de explicarle todo lo que le quiero explicar a Raquel. Además Raquel prefiere no llevar a nadie detrás pisándonos los talones para poder ir tranquila. En vista de ello optamos por dejar pasar delante la cordada de tres que habían llegado tras nosotros.

Termino de explicarle las cosas a Raquel y todavía ni siquiera han salido la cordada de tres... se ha formado un poco de atasco en la reunión 2, que parece el camarote de los Hermanos Marx, y las cordadas ya no van tan ligeras como iban al principio. Me dan ganas de retractarme de haber dejado pasar a la cordada de tres, pero habrá que ser gente de palabra y además así Raquel se encuentra más tranquila sin nadie por detrás atosigando.

De repente veo que nos va a tocar inmediatamente, así que nos espabilamos. Aún no hemos terminado de prepararnos cuando tenemos vía libre.

Dado que Raquel se está iniciando en esto de la clásica como es lógico ella va a ir todo el rato de segunda y a mí me tocan todos los largos de primero.

Largo 1 (III+/IV): Diedrillo Fácil y muy corto

Empiezo por el corto diedro. En su ángulo tiene una amplia fisura donde entran bien los friends grandes, así que cuando cojo un pelín de altura coloco uno.
 

Rápidamente alcanzo el final de este corto diedro. Intento colocar un segundo seguro, pero como el fisurero que intento colocar no se queda suficientemente bien y la reunión está muy cerca decido no poner nada más.

Un corto tramo de medio trepada-medio repisilla lleva a la primera reunión. Mientras tanto han llegado más cordadas a pie de vía.

Raquel remonta este fácil largo sin ninguna dificultad.

Raquel llegando a la primera reunión

Largo 2 (IV/IV+): Tras inicio en adherencia, remontar una especie de escalinata

Este largo se inicia descendiendo por la izquierda a una amplia repisa para a continuación con un par de pasos de adherencia volver a remontar los escasos 3 metros perdidos. En algún croquis marcan hasta V- a estos dos pasos de adherencia; yo lo dejaría en IV+

Sigues dos o tres metros más en travesía por repisa hacia la izquierda para encarar un filón de rocas blancas muy llamativo que sigue una acanaladura. Hay que remontar esa acanaladura sobre el filón de rocas blancas. Están bastante escalonadas, por lo que se remontan bien, y además hay bastantes posibilidades de proteger. Esta zona es fácil y no pasa de IV.

Tras remontar el filón, a la derecha se ve una repisa donde se encuentra la segunda reunión.

Entre que hemos tardado un poco en iniciar la vía, que hemos hecho parada en la primera reunión y que la cordada de tres abandona la vía desde esta reunión rapelando, cuando llego a la segunda reunión está vacía y el camino despejado.
 
Vista del pie de vía desde la segunda reunión

Raquel remonta también el segundo largo y nos juntamos en la cómoda reunión.

Desde la reunión 2 la fisura de la Emilio tiene un aspecto bastante intimidatorio, viéndose muy vertical o incluso desplomando ligeramente al menos en su mitad inferior. Tras Raquel llega enseguida, pues sube casi pegado, el primero de la cordada que viene detrás nuestra, así que coincidimos en la segunda reunión. Mientras le pregunto a Raquel si tiramos por la fisura de la Emilio, el de la otra cordada que ha llegado, una persona no muy joven, al escucharnos nos recomienda que tiremos por la cueva ya que la fisura es algo técnica y no muy adecuada si Raquel no ha escalado mucho. Nos dice que además al finalizar el largo tras la fisura en travesía a la izquierda, si Raquel cae haría péndulo y que la cueva no tiene ese peligro. A Raquel ya le he explicado qué hacer en caso de quedarse atascada en un sitio que no pueda subir y en cuanto al péndulo confío en poder colocar algún seguro que mitigue el problema. No obstante, le pregunto a Raquel que qué es lo que prefiere, pues tampoco quiero que vaya forzada, y me contesta "prefiero por la fisura", así que a por ella vamos.

En el centro, aspecto de la fisura del siguiente largo, tapada en su parte inferior  por el resalte de roca. A la izquierda la entrada a la cueva

Largo 3 (V): Fisura guapa guapa, que poco a poco se va sacando bien

El inicio del largo consiste en encaminarse un poco a la izquierda hacia la entrada de la cueva. Es un inicio en placa que luego se horizontaliza al llegar a la entrada de la cueva. Desde la entrada de la cueva en lugar de entrar se anda fácilmente hacia la derecha hasta el propio inicio de la fisura. En todo este tramo no pongo ningún seguro porque calculo que produciría mucho roce. De esta forma estoy al pie de la fisura con una orientación perfecta reunión 2-fisura; la única precaución es no llevar demasiado corta a Raquel cuando suba estos primeros metros para permitirle describir el trayecto a la entrada de la cueva y el posterior desvío hacia la derecha al inicio de la fisura.

Mientras tanto, cuando empiezo a subir el primero de la cordada que nos sigue me dice que si no me importa que él vaya yendo por la cueva, que es por donde tienen previsto ir. Yo le contesto que ya que seguimos trayectorias diferentes no hay mayor problema salvo que luego coincidimos en la reunión. Me contesta que no me preocupe que lógicamente yo tendría preferencia.

Con la fisura ya en la punta de las narices, el aspecto sigue siendo bastante intimidatorio, pero se observan pequeños agarres que van a facilitar la progresión. En un impulso me lanzo a por el primer agarre en condiciones que visualizo, un pelin alto pero al que se llega en una buena estirada con algo de impulso. Llevo un fisurero preparado para el lugar que he fichado desde abajo para ponerlo... pero con los fisureros es más difícil acertar con la talla a ojo desde tan lejos y tengo que cambiarlo por la talla inmediata inferior, lo cual no es excesivo problema pues estoy agarrado algo mejor de lo que preveía.

Vista con zoom, atacando la fisura de la Emilio
Si se va observando bien la roca se van detectando agarres, unos mejores y otros peores pero que permiten progresar relativamente bien.

Un poco más arriba
El largo es una auténtica gozada pues tiene muy buen ambiente y obliga a trabajártelo un poco y pensar pero sin resultar excesivamente comprometido.

Se está tan concentrado progresando en la fisura que cuando te quieres dar cuenta se ha acabado; y es que realmente no es muy larga y te la ventilas mucho más rápido de lo que te puede parecer en un principio. En la propia fisura es fácil ir metiendo friends cuando se necesitan; con un par de ellos se siente uno ya suficientemente protegido.

La fisura ya empieza a tumbar un poco. Foto hacia abajo. Raquel en la segunda reunión con la segunda de la cordada que nos sigue. A la derecha se ve perfectamente el filón de rocas blancas subir hacia la segunda reunión.
Al acabar la fisura la roca tumba ligeramente y ya se ve a la izquierda la reunión. No obstante veo que es mejor seguir un par de metros más hacia arriba que salir ya directamente en dirección a la reunión. Además tengo que poner el seguro que proteja de un péndulo al segundo de cordada antes de irme hacia la izquierda. Subo ese par de metros y localizo una grieta donde colocar el friend en cuestión; la cuerda va a rozar un poco aunque ponga una cinta larga (por el ángulo, que no he podido reducir), pero como el largo es recto salvo este quiebro y tiene pocos seguros tampoco va a ser para tanto y es mejor así.

La reunión está ocupada todavía por el segundo de la cordada anterior a la anterior a la nuestra (que recordemos que abandonaron rapelando), así que le pido permiso para ir montando mi reunión, pues hay suficiente hueco. El de la cordada que me sigue no aparece por la cueva y luego me enteraría por Raquel que han abandonado, pues su acompañante se ve que no está muy acostumbrada y no quería más tensión.

Le toca ahora remontar el largo a Raquel. Intento llevarla larga al principio como he comentado antes, hasta que llegue a la fisura. Desde la reunión no la veo, así que hago un nudo en mi cuerda anclándolo a la reunión con recorrido suficiente para poder asomarme y suelto mi cabo de anclaje para poder asomarme a verla. No obstante, como la fisura hace panza y desploma un poco tampoco consigo verla ni aun así, así que la manejaré sin poderla ver para ayudarla en caso de que lo necesitara. No obstante, como sé que ya está en la fisura la voy llevando bastante tensa para ayudarla un poco.

Al rato veo asomar a Raquel y aprovecho para hacerle unas cuantas fotos, pues la estampa es magnífica.

Largo 3. Raquel aparece al acabarse la fisura.
Un zoom
Nos juntamos finalmente en la reunión y hacemos el protocolo de las anteriores: recupero el material e intercambiamos los cabos para que no se enrede la cuerda en el siguiente largo.

Largo 4 (IV+): Chimenea vertical+setas con ambiente

El siguiente largo dicen que es el mejor de la Ezequiel, la gente habla maravillas de él, pero al hacer la variante del largo anterior, la fisura le arrebata ese privilegio y por bastante. Y no es que este largo sea malo, sino que la fisura ha puesto el listón muy alto. Ya se sabe: todo depende de con qué compares las cosas.

El inicio del lago sube, tras desplazarse unos 3 metros hacia la izquierda, por una amplia grieta. Es muy vertical pero se sube bien.

Llegado un momento empiezan a aparecer setas por el lado izquierdo. Es el momento de hacer dos o tres metros de travesía a izquierdas para subir por las setas y disfrutar del ambiente. La otra alternativa es meterse en el fondo de la chimenea, mucho más feo y encajonado frente a ir notando el aire y el vacío al subir por las setas.
 
Cuarto largo, muy vertical, en el momento de irse a la izquierda por las setas
Las setas se suben muy bien... pero se acaban rápido. Queda un tramo final de largo que va por el fondo de la chimenea, que pierde mucha verticalidad y se hace muy fácilmente. Al final de este tramo se llega a una reunión sobre una repisa junto a una amplísima y lisa terraza, donde dan ganas de soltarse y montarse ahí un picnic con buenas vistas.

Monto reunión y aviso a Raquel que remonta el largo. Nos vienen muy bien los walkies para comunicarnos tanto en este largo como en el anterior, pues en ambos no nos vemos hasta la última parte del largo. También incordiaría para oírnos a gritos el airecillo que sopla. A propósito, yo he subido en manga corta y cuando estoy parado voy algo justillo, pues el aire refresca; en la mochila llevo algo de abrigo, pero sé que subiendo me va a molestar y prefiero seguir en manga corta.

Raquel remontando los últimos metros del largo 4. Por la izquierda asoma la amplísima terraza que hay junto a la reunión 4
Desde la reunión tengo a la vista la fisura del sexto largo del Espolón Manolín... de las dos veces que he hecho la vía del Espolón Manolín, por diversos motivos nunca he hecho este último largo; la última vez al caerme un tormentón que nos obligó a escapar precisamente por la Ezequiel a José y a mí. Por tanto, conozco el largo final de la Ezequiel de esa vez, aunque era una auténtica pista de patinaje sobre hielo con el granito mojado, y sin embargo tengo pendiente el último largo del Espolón Manolín. Por ello, me entran muchísimas tentaciones de cambiar este largo por el último del Espolón Manolín, pero al final pienso que es mejor dejarlo para otra ocasión y no meter a Raquel en más fregados, pues esta fisura ya es un V+ algo más exigente.

Largo 5 (IV): Fácil largo, prácticamente de transición hacia los bloques cimeros

El último largo es fácil... tanto que se podría hacer bien sin poner seguros. De hecho solo pongo un seguro a mitad de largo y simplemente porque me avisa Raquel que no he puesto ningún seguro y no quiero darle impresión de imprudente.

En realidad casi todo el largo sería un II o III como mucho, y el IV se lo dan un par de pasos que tampoco resultan nada complicados.

Al llegar a los bloques cimeros hay que buscar un lugar para hacer la reunión, ya que no hay reunión con argollas como en las anteriores. No hay excesivo problema porque encuentras bloques para lacear, grietas donde poner friends grandes o incluso algún que otro puente roca. El único inconveniente es el frecuente de estas reuniones en bloques cimeros: que la reunión cae casi a ras de suelo y es realmente incómoda para ir recuperándole cuerda al segundo.

Una vez remonta el largo, Raquel comenta que ha disfrutado de la escalada y que incluso le ha sabido a poco. Miramos el reloj: hemos tardado 2 horas más o menos. Acostumbrado a escaladas más largas me pensaba que era más tarde.

Disfrutamos un poco de las vistas y empezamos a recoger cuerdas y material.
 

Raquel disfrutando de las vistas en el final de la vía


Cima del Pico de la Miel y descenso

Tras recoger y cambiarnos los pies de gato por las zapatillas, hacemos los escasos 2 minutos de trepadas que nos llevan a la cima. Allí hacemos la foto de rigor.

Foto cimera

Buscamos un recoveco donde refugiarnos un poco del aire y nos damos un pequeño aperitivo.

Tras ese tranquilo aperitivo bajo el sol de un magnífico día, finalmente decidimos que hay que bajar. Descendemos hacia el callejón Soyermo, el cual destrepamos y pronto acabamos de nuevo al pie de vía.

En el pie de vía habíamos dejado las mochilas grandes con algo más de comida y lo que en el último momento decidimos no subir. Allí recuperamos las mochilas y reorganizamos el material.

Una vez preparadas las mochilas grandes, descendemos hacia el coche donde dejamos las cosas, para a continuación comernos el bocadillo que habíamos subido a pie de vía y todavía no habíamos dado cuenta de él, acompañado de una cervecilla en la terraza del bar.


4 comentarios:

  1. Excelente descripción de la jornada, estuve hace un mes y la he revivido tal cual. A ver si podemos hacer cordada, el pico ofrece muchas posibilidades. Enhorabuena. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias JC. Efectivamente el pico de la Miel tiene multitud de vías. Yo ya he hecho unas cuantas, pero hay muchas más por hacer...
      Saludos!

      Eliminar
  2. Gracias por compartir semejante experiencia, ayer hice la vía, ojalá tuviera nivel para haberme atrevido con la fisura, pero espero que con practica, algún día lo consiga, solo he escalado la Tortuga y la Ezequiel, de 2º y con monitor, pero lo estoy disfrutando de una forma mas que especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar. La fisura en realidad no es tan fiera como aparenta antes de entrar a ella y se va resolviendo bien con calma, además de que se protege bien. Como digo, puede aparentar más e imponer, pero cuando te metes en ella ves que realmente es un V, no más. Además yendo de segunda no deberías tener mucho problema si el que encabeza el largo ha colocado bien los seguros para evitarle péndulos al segundo. De todas formas seguro que ya tendrás tiempo de hacerla; las montañas y sus rutas siempre van a estar alli. Saludos

      Eliminar